top of page

¿Por qué estudiar Filosofía?

Por el mundo que vivimos y lo que somos …

Parece que hoy día nos encontramos avocados a una serie de situaciones y realidades en la que el “Ser nosotros mismos en el mundo” se convierte en un reto, por la constante oferta de estereotipos que se nos imponen y de los cuales no solemos ser muy conscientes de ello. La excesiva información que circula en medios de comunicación, como la tv, tv por demanda como Netflix, HBO, Prime video, etc., la radio, podcasts, las redes sociales, los diferentes streamings, el mundo de los gamers, están modelando el comportamiento de todos al incorporar tendencias de pensamiento, moda, estilos de vida y diferentes formas de ver el mundo, de forma explícita o implícita, relativizando los referentes sociales y culturales en los que nos hemos educado, enajenándonos de nuestra propia conciencia.  El asunto es a tal punto, que las actuales modas han denigrado la condición de dignidad humana, en el sentido de que por adquirir cosas o poseer estatus, se hacen retos que terminan afectando la vida misma de quienes se dejan llevar por lo que se les impone.


Somos nuestra conciencia, lo que pensamos y la forma en la que modelamos nuestro carácter, somos en la medida en la que nos construimos de forma auténtica, de allí que la filosofía sea necesaria para pensarnos, tomar conciencia de sí mismos, cuestionando lo que se nos impone como modelo a vivir, para elegir vivir una vida con autenticidad moral, discerniendo sobre las ideologías que se transmiten y que circulan en el mundo, para tomar posición de forma autónoma.


El aprendizaje filosófico nos permite apropiar habilidades de pensamiento crítico, analítico, sintético, como mecanismo para superar la alienación social que se nos impone en diferentes medios y personajes que hoy día son referente de estilo de vida como los youtubers, tictokers, podcasters, medios de comunicación oficiales e imperantes, etc. El pensamiento y la conciencia personal desde una filosofía de vida, se hace existencia con sentido, en el que la vida humana se autoconstruye y deconstruye de acuerdo con las experiencias y circunstancias en las que habitamos este mundo.


El estudio de diferentes corrientes filosóficas es un referente para pensar y repensar lo que somos en este mundo social, para adoptar postulados filosóficos, como estilos de vida, llevándonos a consolidar la idea de la autenticidad moral en un mundo lleno de relativismos.


Conviene aclarar ¿qué es eso de la autenticidad moral?

Ha de entenderse como la capacidad que tienen las personas de pensarse a sí mismas, con miras a construirse como únicos en el mundo, en el que se privilegia su autonomía para vivir la vida desde el sentido y significado que se apropia desde su pensamiento filosófico, evitando cualquier alienación con sistemas absolutistas o ideologías emergentes que no sumen a su construcción de identidad personal, y sobre todo apropiando principios morales, cuya finalidad sea preservar la vida en sentido general, desde el principio de no hacer daño a nada ni a nadie, ello incluye a las otras manifestaciones de la vida, como la vida animal, la vida vegetal, ¡nada premeditado con maldad! Se trata de cuidar de sí y de los demás, de evitar el daño. He aquí, el fundamento para ser auténticamente una persona moral que vive en un mundo cuyos valores hegemónicos son la depredación, la competencia, la violencia, el egocentrismo.


El aprendizaje filosófico como se describe en este texto aporta a los Jóvenes en especial y a las personas en general, la importancia de pensarse a sí mismos, de ser auténticos moralmente, para ocupar un lugar en el mundo de la vida, con sentido, fortalecidos en su capacidad deliberativa, para llevar el rumbo de sus existencias, sin dejarse oprimir, por personas o instituciones, o ideologías impuestas por el sistema o por estereotipos traídos por las redes sociales.


Por otro lado, podemos acercarnos al enfoque terapéutico de la filosofía, en la que la razón nos lleva a tener una posición frente a la vida desde una perspectiva práctica, a tal punto, que nos lleva a cuestionar el cómo estamos llevando el manejo de nuestras emociones, como lo harían los estoicos, en sus máximas, ¿para qué sufrir por algo de lo que no tengo el control?, como la muerte, que siempre estará presente en muestra existencia y que no podemos negar, la muerte es un hecho inevitable del que nadie tiene dominio, entonces, no debemos preocuparnos por algo que no podemos manejar, sólo hemos de preocuparnos por el direccionamiento de nuestras vidas, lo que hagamos con ella, si lo podemos determinar por encima de las contingencias.


El enfoque terapéutico nos otorga la siguiente cuestión: ¿Los pensamientos que tenemos que tan racionales son? Nos dejamos llevar por cualquier idea que se nos aparece en nuestra mente, o somos capaces de reflexionar sobre lo que pensamos, a tal punto, que nuestras ideas no nos gobiernen, sino la Razón, para ver con mayor claridad los pensamientos que tenemos, para relacionar lo que pienso con lo que acontece en el mundo.


Finalmente, hemos de pensar la importancia de las cosas que nos preocupan, ya que muchas de la acciones o decisiones que tomamos, están impulsadas por la preocupación, de allí que evaluamos que tan racional es la preocupación de la que nos atormenta en nuestra mente, si definitivamente es algo que merece tanta atención, o debemos dejarla de lado ya que el tiempo permitirá con su transcurrir encontrar una alternativa para solventar lo que nos aqueja.


Hemos aprendido que la filosofía, nos ayuda a estructurar el pensamiento, a formar el carácter, a pensar en la autenticidad moral, a cambiar desde la razón los pensamientos que nos atormentan, para sublimar las emociones y darle cabida a lo racional, y vivir una vida un tanto estoica, eudaimónica, cínica y por qué no hedonista.  El camino que nos queda desde el colegio es descubrir por medio de la razón el mejor camino para vivir la vida, siempre en búsqueda de la idea de bien, al estilo aristotélico, en la que poco a poco, paso a paso, buscamos la felicidad. Ya que debemos forjar con esfuerzo del día a día la idea de ser felices. El reto para mis jóvenes estudiantes es empezar a construir una conciencia de sí mismos, en la que trabajan día a día, por ser felices en las diferentes circunstancias que la vida les presenta, sorteando las dificultades y celebrando los éxitos.


© Giovanny M. Pinzón P.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La Reseña Filosófica

La reseña es el recurso metodológico para realizar análisis de textos, que para nuestro proyecto,  el estudiante a partir de su lectura diseccióne el texto filosófico, resaltando la tesis o el objetiv

Comments


bottom of page